Sábado, 14 Octubre 2017 00:00

Pennywise se renueva para seguir aterrorizando

  Daniela Charagua Morante
Valora este artículo
(0 votos)

El terrorífico remake de It obtiene un tratamiento comparativo de Daniela Charagua con la antigua versión, protagonizada por Tim Curry.

Daniela Charagua Morante

La nueva adaptación audiovisual de la obra de Stephen King “It” ha logrado ser, para muchos, una de las películas más aterradoras que se han hecho en los últimos años; sobre todo para los que sufren de coulrofobia (miedo a los payasos).

Esta es la segunda adaptación audiovisual de la novela. La primera fue protagonizada por Tim Curry, quien encarnó al icónico payaso Pennywise y en 1990, fue estrenada como una película para la televisión.

En este nuevo remake, el personaje del payaso es protagonizado por Bill Skarsgard quien, gracias al fascinante trabajo artístico de los maquilladores y vestuaristas, podrá ponerte a dar brincos de sustos a lo largo de todo el metraje.

Si bien el tema principal de la película es el terrorífico payaso, los actores infantiles agregan ternura e incluso comedia al largometraje. Haciéndose llamar a sí mismos “Los Perdedores”, estos carismáticos niños nos atrapan de inmediato con sus impactantes historias, que van desde bullying escolar hasta problemas familiares.

Entre los aspectos más relevantes de la película está la participación de Finn Wolfhard, quien actuó como uno de los personajes principales junto a la hermosa Millie Bobby Brown (Eleven), en la exitosa serie de Netflix; Stranger Things. Probablemente Finn se sintió a gusto rodando “It”, ya que en ciertas escenas la película tiene grandes similitudes con la serie.


Trailer de It (2017, Andrés Muschietti)

Otra participación que resaltar es la de Sophia Lillis, que hace una actuación excepcional en su papel de Beverly; quien es una joven de 14 años criada por un padre soltero que presuntamente abusa sexualmente de ella. Su interpretación es tan magnífica que te hace querer superar todos tus miedos así como lo hace ella con su padre.

Ya metiéndonos en aguas más profundas, vale la pena hacer una pequeña comparación entre la película de 1990, del director Tommy Lee Wallace, y la actual (2017) del director Andrés Muschietti.

Un punto en contra para Muschietti, es el excesivo uso de efectos especiales en algunas escenas, que hacen de lo terrorífico algo menos creíble. Detalles como deformar el cuerpo del payaso para hacerlo poco estético o ponerle dientes gigantes de pirañas, juegan en contra del realismo. Sin embargo, sabemos que es una herramienta que el director ha utilizado en algunos de sus filmes como “Mama” (2013).

El maquillaje es otro aspecto importante en esta película. El metraje de 1990 tiene el punto en contra esta vez. Sin embargo, quizás ese acabado más débil lo hace lucir realista, por el parecido a los payasos comunes y por ende es más aterrador. El estilismo de la actual es más pulcro y con un mejor acabado, pero llega a ser mucho más estético.

Finalmente, haciendo un pequeño análisis psicológico, este nuevo remake de la obra de Stephen King, logra abarcar de manera positiva temas como el bullying escolar y la violación. Haciendo que cada uno de los niños que sufren estos problemas sociales, se superen y logren acabar con sus miedos.

Así mismo esa superación los ayuda a destruir al payaso Pennywise, quien se alimenta de esos miedos y sufrimiento. Sin embargo, sabemos que esto no termina aquí, ya que este film es solo el primer capítulo del majestuoso libro de mil páginas de King. Ya veremos, como seguirá esta historia.

Visto 1185 veces

El excantante y bajista de PInk Floyd, durante su gira Us + Them, en Estados Unidos, alertó el peligro que representa el magnate y...

En la Venezuela de la democracia recién estrenada, esta mujer se empecinó en que la modernidad también debía llegar a través del a...

El concejal Armando Betancourt hace referencia a la deficiencia de los servicios públicos en el municipio El Callao, en la víspera...

El guión del cineasta José Zamora centra su historia en la comunidad de Campo Rojo, reflejando la tradición de niños que se lanzan...