Miércoles, 13 Septiembre 2017 00:00

Gladys, la 'gacela andina' que sueña con el oro olímpico

 
Valora este artículo
(0 votos)
 Gladys ha tenido que sortear muchos sacrificios en su carrera deportiva. Gladys ha tenido que sortear muchos sacrificios en su carrera deportiva.

Lima.-

Desde pequeña, Gladys ha corrido contra la adversidad. De origen humilde, en una maratón corrió con un hueco en la suela de la zapatilla. No había plata para más. Igual la ganó. La vida ha cambiado. Ahora, con grandes auspicios, busca el oro en Tokio 2020.

Y su popularidad la llevó a ser  la primera imagen del espectáculo "La maratón de la historia" que presentó Perú en la ceremonia inaugural de la 131 sesión del Comité Olímpico Internacional (COI), la noche del lunes.

Nacida y crecida en Junín, zona central del Perú, Gladys Tejeda Pucuhuaranga, hoy de 31 años, encontró en los deportes su pasión. Alguna vez quiso ser delantera en el fútbol. También jugó basquetbol. Pero fueron las situaciones cotidianas las que la pusieron a correr.

"Por allí escuche que iban a hacer una carrera de 10 kilómetros y de premio era una cocina. Me preparé, pero no tenía zapatillas. Mi mamá se prestó un par de mi vecina y quedé segunda", recordó Tejeda de 31 años en entrevista a la AFP desde la ciudad de Huancayo.

Sus pasos fueron acompañados por el frío y la altitud del clima de los Andes. "Las zapatillas no se habían acostumbrado a mi pie, pero igual gané una cocina pequeña para que mi madre deje de cocinar con leña", cuenta Gladys, quien encuentra inspiración en su progenitora, Marcelina. Ella le compraba zapatillas una vez al año.

"Me acuerdo cuando me pisaban (durante la carrera). Recuerdo que una vez gané una maratón a pesar que tenía un hoyo en la suela", confiesa Gladys, ahora en tono alegre. "Dios como te hace sufrir también te recompensa. Ahora tengo un par de zapatillas para cada día", cuenta la reciente ganadora de la maratón de México de fines de agosto, con 2:36:92.

- Alimentos andinos -

La fondista, que ocupó el puesto 15 en la maratón de 42 kilómetros de los Juegos Olímpicos Rio 2016, tiene una dura preparación toda la semana con su entrenador, el mexicano y exatleta Rodolfo Gómez.

"Mi preparación es muy intensa de lunes a domingo. Subiendo cerros con un paso muy vivo y rápido, en terrenos donde hay gramas y pastos andinos", explicó. Corre diariamente 23 kilómetros, sin importar el frío, las lluvias y las heladas que a veces sorprenden a la ciudad de Huancayo, en la sierra central del Perú, a 3.300 metros de altura.

Para lograr un buen rendimiento físico se alimenta en base a granos andinos como la "harina de siete semillas", la quinua, la kiwicha y la maca. "Yo descarto las comidas rápidas. El pan y el pollo para mí son comidas descartables, mi alimentación es en base a granos andinos", indicó la menuda deportista de 1,56 metros y 47 kilogramos.

El fondismo es ahora la mejor carta que tiene Perú, anfitrión de los Panamericanos Lima 2019 y sede por estos días es la reunión del Comité Olímpico Internacional (COI), donde se ratificarán a París y a Los Ángeles como anfitrionas de los Juegos Olímpicos 2024 y 2028.

- Perder el oro -

El medallero de Perú es esforzado pero lánguido. Sólo tiene 4 medallas olímpicas y en los últimos Panamericanos de Toronto 2015 ganó 12. Eran 13, pero el oro le fue arrebatado de las manos a Gladys en aquella cita. Fue un duro golpe.

Por una infección a los riñones había ingerido un diurético. Se trata de un medicamento que resta rendimiento, porque hace eliminar líquidos. Pero, para las severas autoridades olímpicas, que no andan con contemplaciones, también permite enmascarar el consumo de sustancias prohibidas. Algo que ella niega.

"Para mí eso ya término, prefiero no hablar sobre eso temas que ya pasaron", dice un poco mortificada.

Tejeda ahora va con todo para Tokio 2020, en su tercer ciclo olímpico. "Ahora mi concentración es Tokio, es mi principal objetivo. Estoy trabajando mucho con mi entrenador para lograr los primeros lugares", aseguró.

En Londres 2012, donde fue la abanderada de la delegación inca, ocupó el puesto 43 y en Río 2016 el puesto 15. "En Rio, nos faltó en abastecimiento de hidratación por el duro calor", confiesa esta curtida atleta que, tras domar los Andes, quiere ahora domar la tierra del Monte Fuji.

Visto 59 veces