En 17 estados de Venezuela hubo manifestaciones por el reducido suministro de combustible. En total fueron 203 protestas por este motivo, documentó el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS).

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Las protestas por combustible se han multiplicado en los últimos días en Ciudad Guayana debido al deficiente suministro que obliga a los conductores a permanecer al menos tres días, durante día y noche, en cola. Este viernes, la respuesta oficial fue apostar tanquetas de la Guardia Nacional frente a estaciones de servicio, como ocurrió frente a la gasolinera adyacente al Orinokia Mall en donde personas reclamaron por la escasez de gasolina.

La conflictividad se conjuga con la documentada por el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) en mayo, cuando hubo 203 manifestaciones por escasez de gasolina, que equivalen al 41% de las protestas por servicios públicos.

       

En el quinto mes del año, el Observatorio registró 1.541 reclamos en total equivalente a 51 manifestaciones diarias, 81% más que las documentadas en el mismo periodo de 2018.

Del balance de protestas por servicios básicos, además de las 203 por combustible, hubo 117 manifestaciones por electricidad, 105 por gas doméstico y 64 por falta de agua potable.

La organización destacó que la escasez de gasolina “acelera el colapso del país y genera la paralización del aparato productivo, con una evidente afectación en la cotidianidad de los ciudadanos que se ven obligados a pasar numerosas horas y a pernoctar en largas colas en las estaciones de servicio”.

El OVCS documentó protestas por combustible en 17 estados, siendo Mérida (78), Táchira (69) y Trujillo (10) los estados con mayores índices de protesta “en rechazo a los cobros excesivos en bolívares, pesos y dólares.

El observatorio indicó que en los estados Zulia, Lara, Anzoátegui, Bolívar y Monagas “la crisis va en aumento y en algunos casos han implementado diversas medidas para restringir el acceso al suministro de gasolina. En consecuencia, la escasez de combustible ha profundizado el colapso de los sectores educativo y salud, solo por mencionar algunos que han paralizado sus actividades ante la imposibilidad de movilización”.

Apuntan que trabajadores del transporte público, líneas de taxis, motorizados y ciudadanos comunes han sido obligados a paralizar sus labores ante la imposibilidad de gasolina para movilizarse. “Del mismo modo, los trabajadores del campo temen perder la producción, inversión y el esfuerzo realizado en sus cosechas, situación que agrava la distribución de verduras, carnes, frutas y hortalizas. También, las zonas rurales y selváticas son vulnerables al no tener la posibilidad de transportar alimentos, enseres y equipos médicos para la población”, destacaron.

En el caso de Ciudad Guayana, el suministro promedio es de 30 litros por vehículo y las estaciones de servicio trabajan solo hasta el mediodía debido al limitado abastecimiento que reciben.

Balance general

El OVCS indicó que 55% de las protestas de mayo (855) fue para exigir derechos económicos, sociales, culturales y ambientales (Desca), vinculados principalmente con el acceso a servicios públicos de calidad, exigencias laborales, educación, salud y alimentos, mientras que las restantes 686 que corresponde a los derechos civiles y políticos (DCP) congregó principalmente a las protestas de ciudadanos que exigen un cambio político en Venezuela.

En materia laboral, la organización plasmó que se reportaron 227 reclamos, equivalentes a siete diarias para exigir derechos laborales, “desde respeto a salarios y contratos colectivos dignos hasta la renuncia de Nicolás Maduro”. “Pese a los incentivos que ofrecen algunas empresas, principalmente del sector privado, las dificultades que enfrentan los trabajadores para llegar a sus puestos laborales, por falta de transporte, agua, electricidad, más la pérdida del poder adquisitivo del salario, los ha llevado a practicar oficios informales, reducir patrones de consumo, depender de los subsidios del Estado y hasta irse del país”, puntualizó.