Viernes, 17 Noviembre 2017 00:00

Hiperinflación provoca que precios ‘viejos’ y nuevos coincidan en los estantes de los supermercados

 
Valora este artículo
(3 votos)
Venezolanos dedican la mayor parte de su presupuesto a la compra de alimentos. La hiperinflación reduce la capacidad de compra Venezolanos dedican la mayor parte de su presupuesto a la compra de alimentos. La hiperinflación reduce la capacidad de compra Fotos Wilmer González

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Metalmecánicas locales han migrado al sector servicio y automotriz para sobrevivir a la debacle productiva

barra 4naranja220

Persiste incertidumbre pese a salvavidas ruso a la reestructuración de deuda venezolana

barra 4naranja220

¿Venezuela entró en default? ¿Qué pasa con los pagos de los compromisos de deuda?

barra 4naranja220

Consecomercio teme que empresas adelanten vacaciones colectivas por galopante inflación y fiscalizaciones

 

El aumento acelerado de los precios de los alimentos en los últimos días en los supermercados de Ciudad Guayana ha provocado no solo el cambio de etiquetas de productos hasta en dos ocasiones en una misma semana e, incluso, de un día para otro, sino que artículos con precios nuevos y viejos coincidan en los estantes.

En un bodegón ubicado en Alta Vista, empaques de caraotas blancas -marca Mary- estaban en los estantes esta semana con precios marcados de Bs. 6.950 y poco más de 11 mil bolívares en la misma presentación. El producto con el precio más bajo no alcanzó a rotar, cuando ya el nuevo precio había llegado.

En los establecimientos, comerciantes aseguran que hay productos relegados con nuevos precios a la espera de que el precio viejo se acabe. “Es una locura que nos ocasiona pérdidas, este negocio ya no es rentable”, lamentó un empresario que prefirió no identificarse.

El alza repentina sorprendió a Rosa Hernández, una jubilada de 63 años, que recibió una fuerte dosis de hiperinflación esta semana. En la primera escena, cuenta que fue a comprar un empaque de avena de 400 gramos que marcaba poco más de Bs. 17 mil, pero el punto de venta estaba colapsado.

Se fue con las manos vacías, pero dos días después en el Santo Tomé de Los Olivos tomó del estante el empaque del mismo tamaño de avena fortificada. Al llegar a la caja, el producto costaba Bs. 35 mil, 106% más y habían pasado apenas 48 horas. El infortunio no llegó hasta allí. En el Santo Tomé, a donde había acudido a comprar papel sanitario de producción nacional en oferta ya no había. En el recorrido habitual consiguió los dos rollos de papel -marca Tisu- ya no por Bs. 15.052 que costaba días antes, sino por poco más de Bs. 21 mil, un monto 40% superior.

“Creo que la mayoría de los venezolanos no vamos a poder soportar esto, nos moriremos de hambre”, vaticinó.

  INFLACIoN2
Los ciudadanos ven con creciente preocupación cómo su salario compra cada vez menos alimentos
 

La variación coincide con un alza pronunciada del dólar paralelo, que de casi 66 mil bolívares en la noche del jueves saltó a Bs. 73.218 este viernes. El real también se disparó de Bs. 11.500 a más de Bs. 17 mil en una semana.

El incremento se trasladó a los productos importados de Brasil. Un empaque de azúcar que el jueves se cotizaba en Bs. 41 mil en comercios asiáticos aumentó a Bs. 51 este viernes, mientras que el arroz rondaba los Bs. 45 mil y el aceite se comercializaba por encima de Bs. 60 mil.

“No hay capacidad para digerir los aumentos. Yo alcancé a comprar atunes en Traki por 4 mil bolívares, pero hoy los veo en 15 mil bolívares y, justo al lado, hay otros en Bs. 30 mil del mismo tamañito”, apuntó Humberto Gómez, un taxista residenciado en San Félix.

“La gente está como loca. Hoy un cliente compró toda la existencia en papel sanitario, pareciera que supieran que va a aumentar”, afirmó la cajera de una quincallería ubicada en el Centro Comercial La Churuata.

La economía venezolana entró en hiperinflación desde octubre, cuando la Asamblea Nacional reportó una inflación anual acumulada de 825,7% y una proyección al cierre del año de 1.400%. El estimado equivale a una variación diaria de los precios de 3,8% y de 116% mensual en promedio.

Hiperinflación con escasez

Pero la hiperinflación llega en un contexto de desabastecimiento, pues no en todos los supermercados se consigue la canasta alimentaria completa. “Nos van a poner a comer vasos y detergente”, dijo Saúl Brito, al salir del Supermercado Atlántico Center ubicado en Villa Bolivia.

 

INFLACIoN3Además de la hiperinflación, amas de casa deben enfrentarse a la escasez de alimentos, que sigue generando colas

 

Productos como el arroz, el aceite, la harina de trigo y el azúcar se consiguen en contados establecimientos, mientras que la harina de maíz desapareció por completo y solo se consigue en canales informales, en los que los precios varían en función del método de pago: tarjeta de débito, transferencia, billetes de alta denominación o billetes de baja denominación.

Alimentos como la leche en polvo reaparecieron esta semana a Bs. 106 mil el empaque de un kilo, marca Campestre, un monto que equivale a la cuarta parte del ingreso mínimo integral que reciben los asalariados venezolanos y que se ubica en Bs. 456.507, que resultan de la suma del salario y el bono de alimentación.

También en las últimas semanas se ha convertido en una hazaña conseguir carne de res, que roza los 100 mil bolívares el kilogramo en donde se comercializa; mientras que los huevos, también difíciles de encontrar, saltaron de 60 a 80 mil bolívares en una semana.

“Es cada vez más asfixiante y desesperante comprar alimentos. En una ida al mercado me gasto la pensión entera y quedo lo que resta de mes sufriendo”, dijo Amalia González, una pensionada que esta semana intentaba comprar el monto equivalente al salario mínimo, más el llamado bono de guerra económica y sus aguinaldos.

¿Por qué se produce la hiperinflación?

Tomando como base el estudio de la variación de inflación que realiza la comisión permanente de finanzas de la Asamblea Nacional, Humberto García Larralde, presidente de la Academia Nacional de Economía, apuntó en un análisis reciente que, desde mayo, se observa una aceleración del alza general de precios que, de sostenerse, “superará el 50% mensual en los meses que quedan del año”.

“Similar comportamiento en los precios preludió los altísimos niveles de hiperinflación -de varios miles o incluso de millones por ciento- que sufrieron Bolivia, Perú y Argentina en los años 80; Chile, cuando Allende; Zimbabue recientemente y Hungría entre agosto, 1945 y julio, 1946, la mayor registrada a nivel mundial”, explicó.

Los elementos que en el caso venezolano expresan la dinámica inflacionaria, precisó, son el crecimiento desorbitado de dinero sin respaldo para financiar el sector público; abultados y sostenidos déficits del sector público; pérdida de confianza en el bolívar como depositario de valor; colapso del sector externo y alza desmedida del dólar negro; e indexación creciente de precios y remuneraciones.

Larralde resaltó que, con respecto a 2016, la liquidez creció 414% hasta el 27 de octubre, el financiamiento monetario de las empresas públicas por parte del Banco Central de Venezuela (BCV) se expandió 971% y el dólar paralelo se aceleró 1.198%. “El incremento de la liquidez frente a una oferta de bienes y servicios que no solo no crece en la misma proporción, sino que decrece, presiona los precios al alza: ‘muchos más bolívares persiguiendo cada vez menos bienes”.

 

INFLACIoN 4La hiperinflación empobrece aceleradamente la población, cuyas remuneraciones se quedan cada vez más rezagadas con respecto al alza de precios

 

El economista sostuvo que la indexación acelerada en los precios con base en la inflación anterior o la esperada no necesita comprobación: “los precios que cambiaban antes mes a mes ahora lo hacen semanal y hasta diariamente. Y el presidente Maduro se viene encargando de indexar las remuneraciones, aunque siempre con rezago, al decretar ajustes del llamado salario mínimo integral”.

Larralde manifestó que esta dinámica produce un efecto inflacionario inercial, “pues cada agente económico ajusta constantemente sus cotizaciones para no quedar rezagado ante el alza general de precios. Esta inflación inercial resulta difícil abatir, pero ello ha sido central a los programas que han derrotado exitosamente la hiperinflación”.

Las consecuencias de la hiperinflación a la que está entrando el país, puntualizó, son trágicas, por “el empobrecimiento acelerado de la población, cuyas remuneraciones se quedan cada vez más rezagadas con respecto al alza de precios”.

En paralelo, dijo, la escalada de precios genera un clima de incertidumbre sobre la actividad privada, acentuando la imprevisibilidad e inseguridad que se derivan de la falta de garantías. “Esta ausencia de previsibilidad estimula la especulación a expensas de la actividad productiva, y redunda en mayor desempleo y presión hacia la baja de los salarios reales”, indicó.

El economista sostuvo que las soluciones a la hiperinflación no involucran procesos complicados y, además, están a la vista. “No tengo la menor duda de que en el alto gobierno se conocen estos remedios, por lo que no instrumentar las medidas pertinentes cuanto antes representa un terrible crimen que no tiene justificación alguna”, puntualizó.

El letal cóctel de hiperinflación no se limita a los alimentos. Es una espiral que experimentan las tiendas de ropa, zapatos, repuestos, librerías, medicinas y todo aquello que consume el venezolano, en un contexto de decrecimiento productivo que obliga a importar la mayor parte de los artículos que se comercializan.

Visto 1062 veces Modificado por última vez en Sábado, 18 Noviembre 2017 00:46

Asopemia celebró su 46 aniversario este viernes, en medio de las dificultades causadas por la hiperinflación, el déficit de insumo...

“Creo que la mayoría de los venezolanos no vamos a poder soportar esto, nos moriremos de hambre”, expresó Rosa Hernández, una jubi...

ISDA decidió reunirse de nuevo el lunes próximo “para continuar las discusiones respecto a las acciones” pendientes. ...

En una rueda de prensa en la que el peso de la crisis era atribuido a las medidas de naciones como Estados Unidos, un trabajador p...

El gremio de industrias alemanas manifestó su preocupación por las dificultades de pago del gobierno venezolano. “Incluso ante una...