Sábado, 09 Septiembre 2017 00:00

Francisco pide a los colombianos no tener miedo a perdonar

 
Valora este artículo
(2 votos)

ECapl sumo pontífice señaló que las víctimas de un conflicto armado se convierten “en los protagonistas más creíbles de los procesos de construcción de la paz” cuando a pesar de las dificultades “vencen la comprensible tentación de la venganza”.  

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Papa cierra filas con obispos venezolanos sobre crisis venezolana

barra 4naranja220

Francisco pide a los colombianos superar la pobreza y la exclusión para conseguir la paz

barra 4naranja220

Francisco quiere sembrar la reconciliación definitiva en Colombia

barra 4naranja220

Venezuela: el primer tema del Papa en la gira por Colombia

 

Villavicencio, Colombia.- El papa Francisco se encontró de frente con el conflicto armado en Colombia en un emotivo acto en el que escuchó los testimonios de victimarios y víctimas, y clamó para que el país se reconcilie tras cinco décadas de violencia.

El papa Francisco clamó por la reconciliación y el perdón en Colombia durante un emotivo acto al que asistieron exmiembros de grupos armados y víctimas del conflicto que ha afectado al país por cinco décadas.

Con rostro de asombro, Francisco escuchó el testimonio de cuatro personas que sufrieron el conflicto desde diferentes perspectivas: un exguerrillero, una exintegrante de un grupo paramilitar, la víctima de una mina antipersona y una mujer que perdió asesinados a su esposo y sus dos hijos.

Al final de sus testimonios, el Papa se puso de pie para abrazarlos y besarlos en medio de los aplausos de cerca de 6 mil personas, todas vestidas de blanco, que asistieron al Gran Encuentro de Oración por la Reconciliación Nacional, celebrado en un parque de Villavicencio.

“Ustedes llevan en su corazón y en su carne las huellas de la historia viva y reciente de su pueblo, marcada por eventos trágicos, pero también llena de gestos heroicos, de gran humanidad y de alto valor espiritual de fe y esperanza”, les dijo el sumo pontífice.

“Estoy aquí no tanto para hablar yo, sino para estar cerca de ustedes y mirarlos a los ojos, para escucharlos y abrir mi corazón a vuestro testimonio de vida y de fe (...) Quisiera que recemos juntos y que nos perdonemos. Yo también tengo que pedir perdón. Y que así, todos juntos, podamos mirar y caminar hacia delante con fe y esperanza”, agregó el máximo jerarca de la Iglesia Católica.

Autointerpelación 

  papa6
El pontífice oró ante un crucifijo mutilado producto de un enfrentamiento entre guerrilla y paramilitares
 

Francisco pronunció las palabras a escasos metros de la figura de un Cristo mutilado que se convirtió en uno de los símbolos del conflicto armado del cual Colombia parece estar comenzado a salir.

El Cristo estaba en el templo del municipio de Bojayá, donde en mayo de 2002 se produjo la mayor cantidad de civiles muertos en un solo ataque en la historia del conflicto armado en Colombia.

Ese día murieron en el templo 119 habitantes de ese pueblo del departamento de Chocó que se habían refugiado allí para ponerse a salvo de un combate entre paramilitares y guerrilleros. Una bomba lanzada en el cruce de fuego cayó en el templo y lo destruyó.

“Esta imagen tiene un fuerte valor simbólico y espiritual. Al mirarla contemplamos no sólo lo que ocurrió aquel día, sino también tanto dolor, tanta muerte, tantas vidas rotas y tanta sangre derramada en la Colombia en los últimos decenios. Ver a Cristo así, mutilado y herido, nos interpela”, expresó el sumo pontífice.

Una vida nueva 

“Vengo aquí con respeto y con una conciencia clara de estar, como Moisés, pisando un terreno sagrado, una tierra regada con la sangre de miles de víctimas inocentes y el dolor desgarrador de sus familiares y conocidos”, afirmó Francisco, mientras muchos de los asistentes lloraban con sus palabras.

barra ama125VERTICAL

ComillasAMARILLASEs necesario que algunos se animen a dar el primer paso en tal dirección, sin esperar que lo hagan los otros. Basta una persona buena para que haya esperanza. Y cada uno de nosotros puede ser esa persona”.

 

Francisco advirtió que “es un reto confiar en que se pueda dar un paso adelante por parte de aquellos que infligieron sufrimiento a comunidades y a un país entero”, pero pidió tener fe en Cristo para llegar a la reconciliación.

“Es cierto que en este enorme campo que es Colombia todavía hay espacio para la cizaña. Ustedes estén atentos a los frutos, cuiden el trigo y no pierdan la paz por la cizaña. El sembrador, cuando ve despuntar la cizaña en medio del trigo, no tiene reacciones alarmistas. Encuentra la manera de que la palabra se encarne en una situación concreta y dé frutos de vida nueva”, anotó.

Verdad y justicia 

También mencionó que es necesario que en el proceso de reconciliación se conozca la verdad, que debe estar unida a la justicia y la misericordia.

barra ama125VERTICAL ComillasAMARILLASVengo aquí con respeto y con una conciencia clara de estar, como Moisés, pisando un terreno sagrado, una tierra regada con la sangre de miles de víctimas inocentes y el dolor desgarrador de sus familiares y conocidos”.  

“Es un desafío grande, pero necesario. La verdad es una compañera inseparable de la justicia y de la misericordia. Juntas son esenciales para construir la paz y, por otra parte, cada una de ellas impide que las otras sean alteradas y se transformen en instrumentos de venganza sobre quien es más débil”, dijo.

“Colombia, abre tu corazón de pueblo de Dios y déjate reconciliar. No temas a la verdad ni a la justicia. Queridos colombianos: No tengan temor a pedir y a ofrecer el perdón. No se resistan a la reconciliación para acercarse, reencontrarse como hermanos y superar las enemistades“, finalizó Francisco.

 

Protagonistas creíbles

Durante la homilía, Francisco insistió en que los colombianos deben abrir la puerta de la reconciliación para superar el conflicto armado.

“La reconciliación no es una palabra abstracta; si eso fuera así, sólo traería esterilidad, más distancia. Reconciliarse es abrir una puerta a todas y a cada una de las personas que han vivido la dramática realidad del conflicto”, explicó Francisco.

El sumo pontífice señaló que las víctimas de un conflicto armado se convierten “en los protagonistas más creíbles de los procesos de construcción de la paz” cuando a pesar de las dificultades “vencen la comprensible tentación de la venganza”.

“Es necesario que algunos se animen a dar el primer paso en tal dirección, sin esperar que lo hagan los otros. Basta una persona buena para que haya esperanza. Y cada uno de nosotros puede ser esa persona. Esto no significa desconocer o disimular las diferencias y los conflictos. No es legitimar las injusticias personales o estructurales”, expresó el Papa.

 
Visto 317 veces Modificado por última vez en Sábado, 09 Septiembre 2017 01:03