El canciller venezolano, Jorge Arreaza, en un tono habitual, negó las denuncias, basadas en las arbitrariedades contra las protestas entre abril y julio, y las catalogó como una campaña internacional contra Venezuela.

La política logró su tarea y frenó las pretensiones golpistas del Gobierno venezolano de desconocer la Asamblea Nacional y, por ende, el voto del 6 de diciembre de 2015: a medianoche, el gabinete ejecutivo leyó un documento en el que recomendaba al Tribunal Supremo de Justicia revisar las sentencias que echaban a un lado al Parlamento. Se trata de un recule inédito en la historia venezolana y un resquicio que se abre para una nueva etapa de solución de la crisis política por vías políticas, institucionales y constitucionales: una urgencia de país.

El reportero y criminólogo Bram Ebus investigaba el impacto ambiental de la explotación de trasnacionales en Puerto Ayacucho. Allí...

Cuatro especialistas de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) ponen sobre la mesa algunas propuestas para superar la conflic...

Juan Manuel Santos (Colombia), Michel Temer (Brasil) y Juan Carlos Varela (Panamá), además de Gabriela Michetti (vicepresidenta de...

El presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges,reiteró que el inicio del diálogo formal y serio con el gobierno para buscar u...

Informe Estocada a la Democracia resume el memorial de agravios hacia el Estado de Derecho durante los últimos 10 meses....