Trabajadores denunciaron casos en que compañeros han sido detenidos por la Dgcim, luego de reclamar beneficios laborales o denunciar precarias condiciones de trabajo.

Trabajadores de Maderas del Orinoco y miembros de la Intersectorial de Trabajadores de Guayana (ITG) denunciaron las acciones de persecución, amedrentamiento y eliminación de beneficios contractuales, para obligarlos a renunciar a la empresa.

Julián López, dirigente de Maderas del Orinoco y miembro de la ITG, señaló que han renunciado más de 200 empleados de unos 2.000 con los que cuenta la empresa.

Agregó que se trata de una práctica aplicada por el presidente de la compañía, José Luis Pérez Guevara, quien han respondido con el envío de funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), para detener a quienes reclamen.

“El presidente José Luis Pérez Guevara aplica un psicoterror para que los trabajadores renuncien y no pagarles sus beneficios. Unos trabajadores hicieron un informe sobre una ambulancia no apta para cargar pacientes, y llamó a la Dgcim (...) está el caso del trabajador Major Rivas, quien el 3 de junio fue a que le pagaran su reenganche y vacaciones, según acuerdo en la Inspectoría del Trabajo, y lo que hicieron fue llevárselo con la Dgcim. El mismo presidente le llevó carta de renuncia a Major Rivas porque no lo quería allí”, denunció.

“Las caja del Clap se las dan a los que les da la gana y cuando les da la gana, no hay uniformes, no hay hielo ni agua para los trabajadores y exigen asistencia perfecta”, agregó.

López destacó que anualmente se plantaban de 20 mil a 40 mil hectáreas de pino, mientras que este año no se ha hecho ni con una sola hectárea.

Para Jhonny Aguilera, también dirigente sindical de Maderas del Orinoco, se trata de un cierre en la empresa.

“Si no se siembra pasará período de cinco años para poder volver a explotar los pinos, dependiendo del tipo de explotación”, indicó Aguilera.

Recordó que solo han tenido un contrato vigente, del período 2008-2010, y luego uno discutido para 2017-2019 que nunca fue homologado.

“Han estado amedrentando y persiguiendo a los trabajadores, se van porque les quitan sus salarios, sus cestaticket, para trasladarse hasta el área de Chaguaramas hay que gastar de 30 a 40 mil bolívares diarios”, agregó.