La línea B de la planta de pellas de la Siderúrgica del Orinoco “Alfredo Maneiro” fue puesta en marcha hace apenas una semana, luego de dos meses de parada de mantenimiento.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La línea B de la planta de pellas de la Siderúrgica del Orinoco “Alfredo Maneiro” (Sidor) entró en operaciones el jueves 13 de junio, tras una parada de mantenimiento de dos meses, pero apenas cinco horas después del rearranque ha experimentado fallas e interrupciones, que han persistido desde entonces. Este miércoles 19 de junio, la línea fue puesta nuevamente en marcha pero una falla en el compresor de aire de la planta de oxígeno amenaza la continuidad operativa.

Trabajadores de la industria, reestatizada en 2009 por orden del expresidente Hugo Chávez, cuestionaron y pidieron aclarar los detalles del plan de mantenimiento de la planta productora del aglomerado de mineral de hierro que fue, además, anunciado en marzo por el presidente de facto Nicolás Maduro.

El trabajador Carlos Ramírez, técnico de la acería de palanquillas con más de tres décadas de servicio, explicó que la primera paralización cinco horas después de la puesta en marcha de la línea B de la planta de pellas se debió a problemas en los equipos móviles receptores de pellas, conocidos como carros porta barrotes, y en una de las cintas transportadoras de material.

Esas fallas fueron superadas y la planta vuelve a detenerse el sábado 15 de junio “por problemas en el silo 5007, pero arranca y se vuelve a parar el lunes 17 de junio por problemas en uno de sus silos, debido a fallas en el sensor de nivel, siendo ahora que el compresor de aire en planta de fluidos industriales presenta baja frecuencia, por lo cual la mezcla de aire y oxígeno no es la adecuada y esto ocasiona baja temperatura dentro del horno impactando el material refractario, causando daños irreversibles y elevando los costos y riesgos de producción”.

Aunque este miércoles 19 de junio la línea B de la planta fue puesta en marcha nuevamente, la falla del compresor de aire persiste.

El técnico en Seguridad Industrial presume que en la reparación y mantenimiento programado que se le realizó a la planta no fue incluido el sistema de balanza o peso, pues está fuera de servicio y el material “se está pesando a pepa de ojo, igualmente algunos carros porta barrotes tienen las ruedas sueltas ocasionando una condición de alto riego para los trabajadores”.

De allí que se pregunten, enfatizó, cuál fue el mantenimiento ejecutado en la planta, “que alguien explique en qué área de planta se invirtieron los recursos otorgados”, dijo. Aseguró que los funcionarios idóneos para dar una respuesta son el director industrial, Wilfrido Alfonzo y el presidente de la acería, Rubens Llanes. “A los trabajadores nos preocupa que se haya realizado una supuesta inversión para recuperar dicha planta y ya vayan varias paralizaciones de los equipos, poniendo en riesgo la vida de los trabajadores y su continuidad operativa”, enfatizó.

El vicepresidente de Desarrollo Territorial de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), José Meléndez, informó que la reactivación de la línea B de planta de pellas implica la producción de 18 mil toneladas de pellas diarias, cifra que aumentará -dijo- con la recuperación de la línea A de la planta “actualmente en proceso de rehabilitación”.

En marzo de 2019, durante una visita relámpago de Nicolás Maduro a Guayana, el presidente de la CVG, Pedro Maldonado, informó que las líneas A y B de la planta de pellas de Sidor fueron sometidas a un proceso de reconstrucción en dos fases con una inversión de 84 millones de euros. En esa ocasión, trabajadores negaron que se estuvieran realizando reparaciones.

Mientras la planta de pellas opera con limitaciones, el resto de las áreas de Sidor permanece paralizado. En 2018, la industria cerró con una producción de 50.129 toneladas de acero líquido, apenas 1,1% del máximo registro de producción de la industria alcanzado en 2007, un año antes de la reestatización.