Alrededor de su urna, los familiares de José Guerrero, de 6 años, insisten en que una atención médica adecuada y un diagnóstico más acertado lo hubiesen salvado. Pero los médicos no tienen dudas: la enfermedad que reapareció en Venezuela en 2016 y que ha matado a más de 20 niños, tiene otra víctima. Este deceso coincide con la publicación de un informe del Observatorio Venezolano de la Salud sobre el silencio cómplice entre el MPPS y la OPS sobre el avance de la enfermedad en el país.

Elías Zambrano, quien padecía retardo mental, no resistió las condiciones extremas a las que el hambre sometió a su cuerpo, sin contar que su familia no pudo seguir el tratamiento médico para controlar su condición.

Debido a la falta de patólogos, la autopsia se retrasó dos días. Los padres tuvieron que buscar médicos para que vacunaran a quienes iban a estar en el procedimiento forense. 

La foto es del miércoles. Es decir, de cinco días después de la muerte de la niña Alejandra Sarahí Paiva, de tres meses. Sus familiares no tenían dinero para enterrarla y tuvieron que mendigar. Entonces, alguien de la Gobernación les prometió la urna para el martes. Pero se la entregaron al día siguiente.

La Gran Misión Vivienda Venezuela es el programa habitacional del Estado, vigente en todo el país, tutelado por el Ministerio de V...

“Así como están investigando a algunos trabajadores por el vandalismo de los últimos días, debería investigarse a los gerentes que...

Durante la protesta de este martes, habitantes de distintos sectores de Puerto Ordaz recordaron que los problemas de distribución ...

Hace 23 años, la Alcaldía planteó el Plan Especial Castillito como la alternativa para reorganizar las barriadas que crecieron sin...

Vecinos de ese sector y de Villa Colombia aseguran que los trabajadores del servicio exigen pagos para recoger los desechos, mient...