Miércoles, 09 Agosto 2017 00:00

Mayoría de países en América profundizará el aislamiento diplomático al régimen de Maduro

 
Valora este artículo
(1 Voto)
Los 17 países condenan la violación sistemática de los derechos humanos en Venezuela Los 17 países condenan la violación sistemática de los derechos humanos en Venezuela Foto William Urdaneta

17 países del continente americano anunciaron formalmente, en bloque, el desconocimiento de la constituyente y el inicio de sanciones contra un gobierno que dejó de ser democrático. Argentina investigará cuentas de funcionarios de Maduro en su país. Perú no descarta la ruptura de las relaciones diplomáticas. El G17 no apoyará ninguna iniciativa venezolana en ningún foro internacional y considera que el régimen es causa de inestabilidad y atenta contra la seguridad y paz internacionales.

    barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

ONU reitera preocupación por violación de DD HH en Venezuela y prepara informe sobre patrón represivo

barra 4naranja220

Comunidad internacional implora a Maduro desistir de su constituyente

barra 4naranja220

La OEA ante la crisis venezolana

barra 4naranja220

OEA remarca exigencia internacional al gobierno de Maduro de restituir plena autonomía de la AN

La mayoría de los países en América se ha puesto de acuerdo, al margen de la OEA, pero sin desacreditarla, en condenar la ruptura de la democracia en Venezuela y sus manifestaciones: la represión, la falta de independencia de poderes públicos y de elecciones libres y universales, la destitución de la fiscal general de la República y la violación sistemática de derechos humanos.

El lenguaje de exhorto y de llamado no encabeza el comunicado. Para no perder las buenas maneras, los cancilleres lo relegaron al final del texto para apegarse a los deseos diplomáticos de paz y estabilidad internacionales.

Maduro se dio por enterado y en un intento por contrarrestar la imagen de aislamiento diplomático, su administración convocó in extremis a una reunión también de alto nivel del ALBA (la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América); una jugarreta para anticipar a la imagen minoritaria del Caricom. Maduro se esforzó por realzar el peso político y diplomático de este bloque económico, creado por Chávez. Sus más íntimos -y cada vez menos- amigos cerraron filas en torno a la dictadura.

Maduro apela al ALBA. Y los 17 apuntan más alto: a la Celac, que es la iniciativa de Chávez que agrupa a todo el continente menos a Estados Unidos y a Canadá. Mientras los cancilleres hablaban sobre su condena al régimen, Maduro pedía una reunión de la Celac “cuanto antes” para replantear la reunificación continental.

Esta petición de Maduro es imprudente, por cuanto los 17 ya incluían en su comunicado la solicitud de postergar esta reunión. Aun cuando se dé en octubre, cuando corresponde, la ausencia de la mayoría de sus integrantes (ya sea de jefes de Estado, de cancilleres y de vicecancilleres) será un claro fracaso diplomático de Maduro. De ir, saldrá a flote la crisis venezolana.

Cancilleres“Animados por el espíritu de solidaridad que caracteriza a la región y en la convicción de que la negociación, con pleno respeto de las normas del derecho internacional y el principio de no intervención, no atenta contra los derechos humanos y la democracia, y es la única herramienta que asegura una solución duradera a las diferencias”, expresaron los cancilleres | Foto Cancillería de Perú

Mirada de alto nivel

 

 

En este contexto mediático y político y en paralelo a la preparación de un informe de la ONU sobre patrones de represión por parte de la dictadura de Maduro, el G17 de América anunció -aunque no con estas palabras exactas- el inicio de una serie de sanciones prácticas y morales: además del desconocimiento por la Constituyente y cualquier acto que emane de ella, no apoyar cualquier candidatura diplomática o mecanismo (es decir, mociones en debates, por ejemplo) de Venezuela en foros internacionales y que la crisis venezolana sea seguida en “alto nivel”.

En lenguaje diplomático es significativo, además, que los asuntos sean tratados en “alto nivel”, es decir por los cancilleres mismos, las máximas autoridades para las relaciones exteriores de un país. Ello da cuenta de la seriedad con la que estos países han atendido esta crisis. Son ellos quienes seguirán de cerca lo que ocurra en Venezuela y eso que ocurre en Venezuela, este G17 americano lo describe sin cortapisas así:

Violencia, represión, persecución política; existencia de presos políticos; falta de elecciones libres con observación internacional independiente; que el Gobierno venezolano no cumple con los requisitos ni obligaciones de los miembros del Consejo de Derechos Humanos de la ONU; que hay una crisis humanitaria, por lo que este grupo de países condenan al gobierno de Maduro por no permitir el ingreso de alimentos y medicinas en apoyo al pueblo venezolano.

         
      El gobierno de Mauricio Macri anunció además que su gobierno investigará las cuentas de funcionarios de Maduro en bancos de Argentina.  
         

Castigos al régimen

 

   

La unilateralidad norteamericana, ahora de Donald Trump no formó parte, de momento, de la foto de los cancilleres. Habida cuenta ya Washington ha emprendido sanciones por su cuenta.

La Declaración de Lima apoya la suspensión definitiva de Caracas del Mercosur por incumplir la cláusula democrática, lo cual allana el camino para otros pronunciamientos similares, iguales o más fuertes de foros como la OEA y la Unión Europea.

Expresaron su “condena” a la “ruptura del orden democrático” en Venezuela y anticiparon que desconocerán cualquier medida que adopte la Asamblea Constituyente recién elegida en ese país.

Por si quedaban dudas sobre la intención de la Declaración de Lima, el canciller de Brasil, Aloysio Nunes, afirmó en Twitter que buscan el “aislamiento diplomático de un régimen que perdió su razón y ataca a su pueblo con el horror de la represión”.

Se cumple así la profecía del representante de Colombia ante la OEA, Andrés González, y del canciller mexicano, Luis Videgaray, al salir de la reunión de alto nivel de la OEA sobre la crisis política y social en Venezuela, el 30 de mayo: “Somos una clara mayoría”. Un mensaje solidario para con los venezolanos y contra las nuevas aspiraciones dictatoriales en el continente.

     
  En la reunión convocada por el presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, participaron los cancilleres de Argentina, de Brasil, de Chile, de Colombia, de Costa Rica, de Guatemala, de Guyana, de Honduras, de Jamaica, de México, de Panamá, de Paraguay, de Perú y de Santa Lucía, el vicecanciller de Canadá, el representante de Granada ante la Organización de Estados Americanos y el embajador de Uruguay en Lima.  
     

El aislamiento

La mayoría de Estados miembros en la OEA, que ha hablado en contra del régimen de Nicolás Maduro cambió de estrategia. Han decidido hablar desde la unanimidad de su mayoría y no diezmar su fuerza numérica en la denuncia desde un bloque, que si bien es el de mayor tradición y peso en el continente, no alcanza el requisito numérico de los tres tercios para condenar la dictadura en Venezuela.

  Alba
Maduro se reunió en Caracas con ministros de Relaciones Exteriores y representantes de miembros del ALBA | Foto Minci
 

El Estado venezolano va aislándose así de sus principales aliados económicos y principales clientes: Colombia y Estados Unidos; de amigos históricos en política de izquierda (puesto que ya los gobiernos de turno no la profesan), Argentina, Uruguay y Brasil; y de países de tradición neutral o ambigua como Panamá y Chile; o de Estados que habían permanecido distantes: México, Costa Rica y Perú. Y ha acrecentado sus diferencias con Paraguay y Guyana. No todo el Caribe está con Maduro, verbi gracia: Jamaica, Santa Lucía y Granada. Tampoco Centroamérica, como: Honduras y Guatemala (antes aliada cercana del régimen).

El mensaje de estos 17 y “de quienes se quieran sumar” advierte que la presión internacional continuará. Y colocan un ejemplo de cómo y cuándo: la Asamblea General de la ONU, el mayor foro internacional de mayor nivel ejecutivo y diplomático, en septiembre.

Si fue cuesta arriba la diplomacia venezolana para la beligerante Delcy Rodríguez, para Samuel Moncada y su falta de nombre en el continente, lo será también para el yerno de Chávez, Jorge Arreaza, el nuevo canciller.

 

Un detallito: el comercio de armas
en Venezuela

En su listado de llamados de atención y de sanciones, la Declaración de Lima incluye un aspecto que no había sido discutido en foros internacionales: el armamentismo de la dictadura de Maduro.

Los cancilleres no solo piden que se detenga la violencia, sino que identifican con precisión diplomática la raíz: Miraflores y sus círculos. Llaman a la comunidad internacional a “detener la transferencia de armas hacia Venezuela a la luz de los artículos 6 y 7 del Tratado sobre el Comercio de Armas”.

Amparados, por si fuese poco, en el capítulo VII de la Carta de Naciones Unidas, el G17 fundamenta de esta manera, que Venezuela (su régimen) atenta contra la seguridad y paz internacionales.

El artículo 6 pone sobre aviso a los países que no deben proveer de armas si saben de antemano que estas “podrían utilizarse para cometer genocidio, crímenes de lesa humanidad, infracciones graves de los convenios de Ginebra de 1949, ataques dirigidos contra bienes de carácter civil o personas civiles protegidas como tales (centros de salud y equipos de prensa, por ejemplo)…”.

El artículo 7 añade que la transferencia de armas no debe facilitar la delincuencia internacional o el terrorismo; y la violación del derecho internacional humanitario.

En estos términos habló la mayoría del continente americano.

 
Visto 962 veces Modificado por última vez en Viernes, 03 Noviembre 2017 11:22

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Tanto a los dirigentes regionales como nacionales tomó por sorpresa la noticia de que Antonio Ledezma había salido de Venezuela la...

El integrante de la dirección nacional del Partido Comunal Revolucionario agradeció el apoyo de las personas que lo acompañaron du...

La Causa R propuso a Andrés Velásquez como precandidato en unas primarias para las presidenciales; lo propio hace Primero Justicia...

El candidato a alcalde realizó un recorrido por el Palacio Municipal para conversar con trabajadores y garantizarles su estabilida...

El partido reitera la posibilidad de ganar la mayoría de las alcaldías en el estado, así como impulsar las mejoras en cada uno de ...