La Comisión para los Derechos Humanos y la Ciudadanía reitera su llamado de atención al Estado para evitar la violencia contra la mujer.

Zoraida Rodríguez, Ofelia Santa Palma, Rosa Campos, Yoarlis Castillo, son solo algunos de los nombres que entran en la lista de víctimas registradas por el Observatorio de Violencia Armada con Enfoque de Género (Ovaceg), a cargo de la Comisión para los Derechos Humanos y la Ciudadanía (Codehciu). Sus dos nuevos informes alertan sobre la falta de pericia del Estado ante la protección de niñas, adolescentes y mujeres en ambientes de hostilidad y muerte.

       

Los informes octavo y noveno de Ovaceg suman un total de 14 femicidios, con nuevos casos de violencia sexual y física, una mujer desaparecida, abuso de autoridad por parte de efectivos del Estado, e incluso femicidios en grado de frustración.

“Recordamos a los funcionarios de los cuerpos de seguridad del Estado, que sus actuaciones deben apegarse a las garantías constitucionales, el respeto de los derechos humanos y los principios de necesidad (…)”, de esta forma el noveno documento de Ovaceg exhorta y responsabiliza a las entidades públicas de actuar conforme a las leyes, y que tomen en cuenta la dignidad de las víctimas.

El mismo informe, que lleva información de febrero 2019, destacó 2 femicidios activos en el estado Bolívar, y 1 pasivo; los tres fueron perpetrados con arma de fuego. Los registros demuestran también 5 víctimas de violencia sexual.

Asimismo, Monagas sumó 1 femicidio activo con arma blanca y 2 activos con arma de fuego.

Campos tenía 21 años cuando fue asesinada en la sala de su casa con arma de fuego, en el sector de Vista al Sol del municipio Caroní, estado Bolívar. Según reportes de prensa del 16 de febrero “la bala ingresó por la región malar izquierda”.

Ella es una de las múltiples asesinadas que registra el noveno informe y suma un femicidio activo más.

“Aun cuando las mujeres no son las víctimas habituales de la violencia armada a nivel nacional, la situación en Bolívar y Monagas tiene otras variables”, alerta el documento Ovaceg en su nueva entrega. Además destaca que existen patrones que constituyen la manifestación de hechos que muestran a mujeres asesinadas como daño colateral en femicidios pasivos.

Datos de alarma

       

Génesis García es otra de las múltiples caras de la violencia en los estados. Según reportes de prensa del 22 de febrero, la joven de 21 años se dirigía con su pareja, un teniente de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), a la comunidad de Tucupita cuando fueron interceptados por delincuentes armados. La mujer fue víctima de violación y ambos murieron producto de un disparo en la cabeza.

Ovaceg advierte sobre el incremento de la violencia armada en ambos estados, Bolívar y Monagas, por lo que exhorta a los organismos responsables a diseñar e implementar una política pública de desarme efectiva.

“Dos de los femicidios pasivos presentan circunstancias alarmantes: el de Génesis García, quien fue denunciada como desaparecida junto a su pareja, y posteriormente hallados muertos. En este hecho se presume que actúo un grupo delincuencial que hace vida en la zona sin que hasta la fecha las autoridades hayan actuado para detenerlos”, destaca el noveno informe Ovaceg sobre el caso.

En segundo al que hace referencia es el de Zoraida Rodríguez, asesinada el 22 de febrero por arma de fuego en la comunidad de Kumarakapay, en el municipio Gran Sabana, a manos de funcionarios de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB). El asesinato ocurrió durante manifestaciones a favor de la entrada de la ayuda humanitaria a Venezuela que fueron reprimidas.

Durante el mismo mes hubo 1 víctima de actos lascivos, 3 por violencia física, 1 por violencia institucional en la que hubo involucrada arma de fuego y 1 mujer detenida arbitrariamente.

Esta última se trató de Romely Guilarte, detenida arbitrariamente la noche del 9 de febrero en el sector Villa Bahía, del municipio Caroní. Ella es madre de un adolescente con epilepsia quien sufrió malos tratos luego de ser detenido por efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana durante una manifestación.

A Guilarte la arrestó la GNB por presuntamente manipular la información, en supuesta complicidad con los medios de comunicación, sobre el caso de su hijo y los malos tratos que sufrió, como denunciaron periodistas por redes sociales.

Por otro lado, una de las víctimas de violencia física registrada se encuentra en el municipio Maturín, en el estado Monagas. Esta denunció a su pareja por agresión y amenazas de muerte.

Violencia entre diciembre y enero

Mientras que el noveno informe registró 6 femicidios, el octavo contó con 7 entre diciembre y enero. Ambos sumaron 13 muertes de mujeres por causas de género.

Durante los meses de diciembre de 2018 y enero de 2019 el estado Monagas registró 1 femicidio activo y 3 pasivos. Hubo 9 mujeres detenidas arbitrariamente en manifestaciones pacíficas y al menos 3 casos de violencia física denunciados, además de 1 víctima de violencia sexual.

En el mismo período Bolívar no se escapó de estas cifras alarmantes. El observatorio contabilizó 3 femicidios pasivos, 1 mujer herida con arma de fuego y 2 femicidios en grado de frustración.

“La violencia física sigue imperando en Monagas (…) Maturín registró cuatro de los nueve hechos de violencia monitoreados (…) En el caso de Bolívar, cuatro los hechos ocurrieron en los llamados municipios del sur, cuatro en San Félix y dos en Puerto Ordaz”, refleja Ovaceg, mientras que explica:

“No se trata sólo de levantar la voz por las víctimas femeninas (muchas o pocas), tradicionalmente relegadas a un segundo plano cuando se analiza la violencia armada, sino de comenzar a construir estrategias para incidir en el diseño de políticas públicas de seguridad, desde una perspectiva inclusiva”. (Prensa Codehciu)

Template by JoomlaShine