La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos se reunió también, hasta la noche de este jueves, con representantes de organizaciones no gubernamentales.

La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, se ha reunido este jueves con la cúpula de seguridad de la dictadura de Venezuela, entre otros altos cargos del gobierno de Nicolás Maduro, en el segundo día de su visita a la nación caribeña, con la que pretende constatar la crisis política y humanitaria.

Bachelet se ha reunido en el Ministerio de Exteriores con el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, uno de los actores clave en la crisis política, debido a los numerosos llamamientos de la oposición y sus aliados internacionales para que las Fuerzas Armadas echen a Maduro de Miraflores.

Al encuentro han asistido también el ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol, y el jefe del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Ceofanb), Remigio Ceballos, según ha informado la prensa venezolana.

La Oficina de Bachelet denunció en un informe difundido el pasado mes de marzo que los uniformados venezolanos y grupos de civiles armados afines al Gobierno habían hecho un uso excesivo de la fuerza para reprimir las protestas opositoras.

La expresidenta chilena también se ha visto con el presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Maikel Moreno, y con el fiscal general, Tarek William Saab, en medio de las críticas a la administración de justicia de Venezuela por sus acciones contra la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, y sus diputados.

El cara a cara entre Bachelet y Moreno ha servido para que “ambas autoridades hicieran un intercambio de experiencias judiciales”, de acuerdo con un escueto comunicado difundido por el TSJ.

Saab, por su parte, ha informado en declaraciones a la prensa de que su entrevista con Bachelet ha sido “muy amena y muy productiva”, reflejo de “una muy buena voluntad” de ambas partes, y ha augurado que tendrá “resultados positivos” para “la paz, la estabilidad democrática y la convivencia ciudadana” en Venezuela.

El fiscal general ha explicado que ha trasladado a Bachelet el interés del Gobierno por “trabajar conjuntamente” en la “capacitación” de los funcionarios en materia de derechos humanos. “Nosotros”, ha continuado, “quisimos entregar resultados (...) de cómo el Estado venezolano investiga, persigue y condena a los violadores de los derechos humanos”.

“Asfixia económica”

La ronda de contactos de este jueves ha incluido asimismo una reunión con el vicepresidente sectorial para el Desarrollo Social y Territorial, Aristóbulo Istúriz, y “ministros del área”, entre ellos el titular de Planificación, Ricardo Menéndez, que ha sido el único en informar sobre el contenido de estas reuniones.

Menéndez ha contado que han trasladado a Bachelet que Venezuela sufre un “ataque sistemático” por parte de Estados Unidos y sus aliados que busca “la asfixia económica” del país para que cambie su “modelo histórico”, aludiendo con ello a la revolución bolivariana.

Ha precisado que esta supuesta ofensiva estadounidense ha logrado mermar los ingresos públicos de Venezuela desde los 42.000 millones de dólares de 2013 a los 4.000 millones de dólares del año pasado, lo que supondría un desplome de más del “900 por ciento”.

Además, los funcionarios venezolanos han pedido a Bachelet que la ONU “interceda” para liberar los recursos económicos que tiene Venezuela en el exterior y que permanecen bloqueados a causa de las sanciones dictadas por Estados Unidos y Europa.

“¿Y esto qué significa?”, ha planteado, respondiendo que en Reino Unido hay unos 1.600 millones de euros “que son un año de CLAP” -una cesta básica que el Gobierno distribuye a los hogares más humildes-; en Portugal hay otros 1.300 millones de euros que permitirían abastecer de “insumos básicos” al sector agroindustrial durante un año; y entre Bélgica y otros países hay más de 500 millones de dólares que podrían servir para comprar “medicinas de alto costo”.

“Es decir, Venezuela tiene cuantiosos recursos (en el exterior) vinculados a la protección de los derechos humanos”, pero no puede acceder a ellos por las sanciones, ha recalcado el ministro de Planificación. Según sus cálculos, solo en cuentas bancarias en el extranjero, la República Bolivariana tiene bloqueados más de 4.800 millones de euros.

Menéndez ha hecho hincapié en que “las medidas concretas de afectación a la economía venezolana” por parte de Estados Unidos “son antes de 2017”, cuando se dictaron las sanciones. “Arrancan en 2012”, ha afirmado. El Gobierno ha atribuido la situación humanitaria a las medidas punitivas, a lo que la oposición responde que es muy anterior a las mismas.

“Escuchar todas las voces”

Bachelet, que llegó el miércoles por la tarde (hora local) a Caracas, se entrevistó ese mismo día con el ministro de Exteriores, Jorge Arreaza, para hablar de “los desafíos de Venezuela” en materia de derechos humanos. “Esperamos recomendaciones para rectificar y preservar los Derechos Humanos de los venezolanos”, dijo Arreaza en Twitter.

También conversaron sobre “el modelo de protección social que brinda el Gobierno bolivariano a los venezolanos” y sobre “el impacto del bloqueo criminal e ilegal de Estados Unidos que dificulta el avance de este modelo de protección social”, añadió Arreaza.

Se espera que Bachelet se reúna el viernes, en su último día en Venezuela, con el presidente encargado, Juan Guaidó, quien ha instado a sus simpatizantes a tomar las calles de Caracas estos días para evidenciar el malestar con Maduro.

“Después de años de esfuerzo, de alzar la voz ante el mundo y protestar en las calles, Bachelet está en Venezuela. Este es un momento clave para nuestra libertad y nos tiene que encontrar en las calles. ¡Todos a la calle este viernes!”, ha arengado este jueves el Centro de Comunicación Nacional, que ejerce de oficina de prensa de Guaidó.

Guaidó advirtió el miércoles a la alta comisionada de que los venezolanos “no aguantamos más diagnósticos” de la crisis. “Esto es un problema estructural y hay que darle una solución al conflicto”, reclamó el titular de la Asamblea Nacional.

Bachelet, por su parte, solo se ha pronunciado en un tuit en el que ha prometido “escuchar todas las voces y trabajar con todos los actores para promover y proteger todos los derechos humanos de todos los venezolanos”. El viernes comparecerá ante la prensa antes de volver a Ginebra para ofrecer un balance de su visita.