La organización señaló que la idea resulta “alarmante” debido a la “brutal represión de los disidentes” y el negativo historial del país en materia de derechos humanos.

La ONG Human Rights Watch (HRW) reiteró que Venezuela “no es apta” para ocupar un puesto en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas y señaló que la idea resulta “alarmante” debido a la “brutal represión de los disidentes” y el negativo historial del país en materia de derechos humanos.

“La idea de que Venezuela pueda hacerse con un puesto en el organismo de derechos humanos más importante ha desatado las alarmas”, expresó Louis Charbonneau, director de HRW para la ONU. “Los miembros del Consejo de Derechos Humanos deben respetar los derechos en sus propios países y colaborar con los cuerpos de la organización, cosas que Venezuela no hace”, sostuvo.

En este sentido, aseveró que elegir a Venezuela socavaría “la integridad del propio Consejo de Derechos Humanos”. Las palabras de Charbonneau han tenido lugar de cara a la elección por parte de la Asamblea General de 14 de los 47 miembros que forman el consejo para un periodo de tres años.

La decisión tendrá lugar el próximo 16 de octubre y el periodo comenzará en enero de 2020. En principio, solo Venezuela y Brasil habían presentado candidatura para ganar los dos asientos de la región, lo que virtualmente aseguraba su victoria.

Sin embargo, el 3 de octubre Costa Rica anunció su candidatura, lo que da a la Asamblea General “la oportunidad de rechazar darle un puesto al abusivo Gobierno venezolano”, tal y como ha indicado la ONG.

“Venezuela tiene un amplio historial de intentos de frustrar los esfuerzos realizados por el Consejo de Derechos Humanos para hacer frente a las violaciones de dichos derechos”, afirma la organización en un comunicado.

Tras la presentación de su candidatura por parte de las autoridades costarricenses, HRW ha aprovechado para instar a los miembros de Naciones Unidas a rechazar la solicitud de Caracas. “Los puestos de cuerpos importantes de la ONU como el Consejo de Derechos Humanos no deberían estar sujetos al regateo”, subrayó Charbonneau antes de destacar que “otros candidatos tienen preocupantes historiales en materia de derechos humanos, pero el caso de Venezuela es abusivo”.

“No deberían dejar que Venezuela utilice su puesto en el consejo para retirar la atención de sus propios y abismales abusos contra los derechos humanos”, concluyó.