Juan Guaidó dijo que esta demanda “forma parte de la estrategia” para “atender la emergencia” y resguardar los activos fuera del país.

El presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, reconocido como mandatario interino por 54 países desde enero, afirmó que un eventual gobierno de transición en el país respetará las deudas que Nicolás Maduro haya adquirido de forma legítima.

“Todas las deudas que tiene el país que hayan sido legítimamente contraídas van a ser respetadas”, aseveró Guaidó antes de la sesión ordinaria del miércoles 30 de octubre, donde se aprobó la instalación de comité de postulaciones para renovar puestos dentro del poder electoral.

“Hemos ido comunicando oportunamente (a los deudores) de cara a una estrategia de respeto a nuestros activos, a la confianza que debemos construir de cara al futuro en nuestro país”, añadió Guaidó, sin aclarar a qué entidades o países se han enviado comunicaciones.

También estimó que la deuda de Venezuela se incrementó desde los 20 millardos de dólares en 1999, cuando el chavismo ascendió al poder, hasta los más de 130 millardos de dólares, sin contar la mora con aerolíneas o farmacéuticas.

Recordó que la junta ad hoc de la estatal Petróleos de Venezuela, aprobada hace meses por la Asamblea Nacional, presentó una demanda ante un tribunal de Nueva York con el objetivo de anular unos bonos emitidos por el régimen de Maduro cuya garantía es la filial Citgo.

La demanda busca una declaración de que los bonos Pdvsa 2020 (incluidos los contratos, compromisos y todos los documentos y obligaciones asociados) son inválidos, ilegales y nulos, puesto que fueron negociados sin el aval del Poder Legislativo, tal como establece la Constitución venezolana.

Guaidó dijo que esta demanda “forma parte de la estrategia” para “atender la emergencia” y resguardar los activos fuera del país.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos emitió el jueves 24 de octubre la licencia 5A que prohíbe por 90 días a los tenedores del bono Pdvsa 2020 ejecutar la garantía que les otorga la mayoría accionarial de Citgo, una empresa que se encuentra en el medio de la pugna entre el gobierno de Nicolás Maduro y el jefe del Parlamento, Juan Guaidó.

Sin sorpresas con el PSUV

Horas más tarde, durante un evento para presentar el Plan País (una especie de políticas públicas para un gobierno de transición) en materia de Educación, el presidente de la Asamblea Nacional dijo que “no fue una sorpresa” que la bancada oficialista no se presentara a la sesión en el Parlamento para designar el comité de postulaciones para la escogencia del Consejo Nacional Electoral (CNE).

“No fue una sorpresa que no se presentara la bancada del PSUV hoy en la AN. Siguen bloqueando la solución a la emergencia humanitaria compleja; de Barbados salieron corriendo y hoy no fueron a la sesión. Nosotros estamos listos para avanzar, para poner fin a esta tragedia”, aseveró Guaidó.

Distintos voceros del PSUV han dicho que la Asamblea Nacional está en “desacato”, y por tanto todas las decisiones que tome son “carentes de validez y eficacia jurídica”. Por ello, se negaron a formar parte de otras comisiones, pues entrarían en la “ilegalidad”.

Además, el PSUV ha dicho que si el Parlamento no sale del desacato, le corresponde al Tribunal Supremo de Justicia realizar la renovación del CNE, bajo la figura de “omisión legislativa”.

Guaidó comparó esta situación con España y en el Reino Unido que “no han formado gobierno porque no se pusieron de acuerdo en el Parlamento, pero a ningún tribunal se le ocurrió declarar al Parlamento en desacato”. (Tal Cual | EFE)